Un blog sobre camisetas de fútbol. Historia, diseño, marcas, novedades, curiosidades, rarezas. Arte y Sport.

lunes, 6 de agosto de 2007

Viajé como el orto



Ese es el título de un blog excelente hecho por Candelaria, una usuaria del subte que está tan harta como tantos otros y yo mismo del horrible servicio de Metrovías. Además de denunciar todas las peligrosas falencias del funcionamiento de los subtes, también propone iniciativas para que la situación mejore. Por ejemplo, haciendo click en la imagen se puede ver una lista de sencillas normas de conviviencia para el transporte público, que de ser cumplidas ayudarían bastante a mejorar nuestros viajes. Está muy bien lo que hace Candelaria. Creo que tenemos que ayudarla.

Reproduzco el comentario que le dejé en su blog. Es muy recomendable, incluso para quienes no usan el subte.


"Te felicito por el blog y por todo lo que estás haciendo. Voy a tratar de colaborar en lo que pueda, con lo de los calcos y los volantes. Soy un sufrido usuario de todo tipo de medios de transporte, en especial del subte B. Como todos sabemos, las falencias del servicio son innumerables. Puede parecer menor, pero también es terrible el deterioro edilicio de las estaciones de esa línea, no sólo por cuestiones de seguridad sino también estéticas. ¿A quién le gusta circular todos los días por espacios públicos degradados? El Estado le entrega al concesionario estaciones nuevas y Metrovías las deja caer irremediablemente. En Los Incas hay filtraciones de agua por todos lados, que inundan los pasillos. Para solucionarlo… pusieron una canaleta al lado de la pared para que el agua drene no sé a dónde. Es decir, lo atamos con alambre y que la pared se pudra toda. Las estaciones más viejas se caen apedazos. Hay miles de ejemplos. En la estación Medrano las filtraciones de agua parecen cascadas. No puedo entender cómo dejan que eso suceda, con lo peligroso que debe ser.

Hoy mismo a la mañana hubo otro episodio complicado. Hacía ya rato que el tren en el cual yo viajaba aguardaba inmóvil en el andén de Gallardo cuando el conductor anunció por los parlantes que la formación que iba delante de la nuestra había sufrido un desperfecto que le impedía continuar. Debían vaciar el tren y mandarlo por vía contraria a la cochera. Todo eso demoró unos diez minutos más. Nuestro tren arrancó finalmente, pero, como era de esperar, al llegar a Medrano la situación se volvió caótica. Ni había ni un milímetro cúbico disponible y todos los del tren descompuesto querían subir. Mucha gente reclamaba a los gritos que mandarn otra formación vacía. Ilusos. Desde allí hasta Florida cada parada era la puerta 12. ¿Nos tenemos que acostumbrar a estas situaciones a fuerza de repeticiones cada vez más frecuentes?

Me interesó la charla con la vocera de Metrovías. ¿Tenés algún contacto con autoridades de la empresa, sabés qué piensan hacer con todo este desastre? Me preocupa el día en que terminen con la prolongación del B hasta Villa Urquiza. En las condiciones actuales, la línea colapsa, así de sencillo. Actualmente, en las horas pico de la mañana la gente no se puede subir al tren en la mitad del recorrido, en Gallardo o Medrano. Si agregan dos estaciones más, en un barrio muy poblado como Urquiza y recibiendo más caudal de pasajeros del tren que hace el recorrido Retiro- J.L. Suárez (que actualmente para ir al centro se bajan en Carranza para tomar la D o directamente en Retiro), nadie se va a poder subir ni siquiera en Lacroze.

Es importante que como usuarios nos organicemos, también para tomar conciencia de nuestra propia responsabilidad. Las normas de convivencia son importantes. ¿No se podrán iniciar acciones legales colectivas, además de los reclamos habituales? No quiero esperar a ser víctima del próximo Cromañón.

Discrepo en una sóla cosa con vos. Creo que también hay que sacar de los medios de transporte a los vendedores ambulantes, a los chicos que piden, los que juntan los diarios y a otros personajes controvertidos. No es por falta de sensibilidad ni intolerancia. Habría que analizar cada caso y buscar una solución adecuada y de fondo. Los chicos que piden no deberían estar ahí, tienen que estar en el colegio. Los que piden el diario molestan a todo el mundo, pisan y empujan en trenes llenos, y dejan pilas de papeles tirados. Los vendedores trafican mercadería de contrabando o robada, no debería permitirse eso. Los músicos y otros artistas callejeros podrían amenizar un viaje con pocos pasajeros si el servicio fuera bueno, pero en las actuales condiciones se vuelven en elemento más de alteración de nuestros sufridos nervios.

Podría seguir todo el día enumerando situaciones que hacen al pésimo servicio de Metrovías (exceso de publicidad gráfica y electrónica, ruidos excesivos, pasillos angostos, molinetes que no funcionan, escaleras y ascensores descompuestos o inexistentes, mugre, falta de luz, calor, malos olores, ¡¡¡y más, y más, y más, y más!!!), pero eso ya lo sabemos. Voy a agregar este sitio a los recomendados de mi blog y voy a tratar de difundirlo. Suerte y felicitaciones una vez más."

2 comentarios:

JO dijo...

Estimado, coincido con sus apreciaciones, aunque me animo a dejarle un comentario que probablemente suene de derecha.

El subte hoy cuesta hoy tan solo 70 cts. Con 70 ctvs por pasajero, no se puede mantener semejante infraestructura, motivo por el cual se recurre a subsidios.

A precios que claramente no son de equilibrio, la demanda excede por mucho a la oferta, ajustando la ecuación por espacio promedio por pasajero. Los subtes del mundo son bastante más caros que en la Argentina.

Afortunadamente, la nafta y los estacionamientos en el centro también están retrasados en precios, permitiendo que cierta gente que solía viajar en subte lo haga en auto dejando algun cm3 de aire adicional.

Por otro lado, tenemos una cantidad infinita de protestas sindicales por parte de empleados del subte que complican aun más la situación.

En fin, el día que se ajusten los precios relativos de la economia y que todo valga lo que el mercado decida y no lo que la autoridad de turno crea conveniente, menos gente viajara en subte, realocandose, y buscando empleos próximos a sus hogares o en direcciones diferentes al microcentro, volviendo a darnos cierto espacio. Disminuiran considerablemente los reclamos salariales, y volveremos a una situación más normal.

Sigo creyendo en la eficiencia del mercado para alocar recursos.

Saludos.

jorge oteiza

PD si quiere que su blog sea más famoso publicite en el programa de tv de Tinelli...

Eugenio Palopoli dijo...

Estimado Licenciado (o quizás algo más, no lo sé):

Es evidente que hace mucho que no conversamos, quizás le resulte llamativo que su comentario no me parece para nada de derecha. En los últimos anos -y muy notablemente, a contramano del sentido común de la época, una vez más- me he ido convenciendo de las bondades del liberalismo económico. Porque casi siempre lo he sido desde el punto de vista político, social y cultural, aunque quizás no se notara.

Concuerdo totalmente con sus comentarios, en alguna otra parte de este blog (y en otros blogs también) he destacado que esta política de distorsión abusiva de las variables económicas que lleva adelante este gobierno tan vulgar nos puede llevar a un desastre más grave que el actual.

Aprovecho la ocasión para celebrar este reencuentro virtual, y espero que se de uno real muy pronto.

Un abrazo.