Un blog sobre camisetas de fútbol. Historia, diseño, marcas, novedades, curiosidades, rarezas. Arte y Sport.

jueves, 13 de julio de 2006

Guitarra rítmica y percusión


Hace ya unos cuantos años que dejaron de interesarme los guitarristas virtuosos, categoría normalmente reservada sólo para aquellos que suelen ser capaces de interpretar complejas melodías a gran velocidad. Los que puntean rápido, para decirlo más sencillamente. Aunque debería corregirme y reconocer que ninguna clase de virtuosismo musical me interesa demasiado actualmente. Presto muchísima más atención al sonido integral de una banda, al tipo de expresividad que logra, a su sonido particular, la estética que pone en práctica, en suma, a todos aquellos recursos puestos al servicio de la reina de la música pop(ular), la canción.

Y claro, siendo baterista, es lógico que me interesen todas las cuestiones relacionadas con la rítmica. Por eso me aburren soberanamente los solos de guitarra pero me puedo poner a escuchar atentamente el trabajo con guitarras rítmicas de, por ejemplo, Bernard Sumner en Joy Division y New Order. Trato ahora de pensar en otros notables guitarristas rítmicos y no se me ocurren. En todo caso sí es interesante, ahora que lo pienso, escuchar a aquellas bandas que se han destacado por sus contrapuntos entre dos (o más) guitarristas, como por ejemplo los Television, y también sus actuales discípulos The Strokes. En estos casos, la rítmica y los solos se integran de forma tal que los unos serían casi irrelevantes sin los otros.

Mientras tanto, podemos disfrutar de esta rareza, una especie de tercera vía: un tipo que ejecuta la guitarra como un instrumento de percusión y es capaz al mismo tiempo de sacarle muy lindas melodías. Es canadiense y se llama Erik Mongrain. Otra de las innumerables y agradables rarezas que se pueden encontrar en YouTube! y sitios similares.

2 comentarios:

Crespo dijo...

Pete Townshend es un increíble guitarrista rítmico. Skay es otro.

Eugenio Palopoli dijo...

Es cierto, dos buenos ejemplos.
Me alegro de que haya vuelto el respeto y la mesura a los comentarios.